viernes, 11 de enero de 2013

Respuesta acerca del PowerPoint "El exilio cubano


Este comentario va dirigido al Sr. Carlos Luis Brito al cual no conozco, pero veo sus presentaciones de PowerPoint que son bellísimos e instructivos y los admiro todos.

Sr. Brito ante todo deseándole un feliz año 2013 y que sigan produciendo estos PowerPoint instructivos y bellos como todos los que nos presentan, pero una cosa no quita la otra, y le escribo para aclararle en este blog públicamente   que generalizar no es bueno. Cuando usted habla de cubanos dignos  en el PowerPoint titulado "El exilio cubano" y alega que no han coqueteado con el régimen Castrista porque no han visitado a Cuba, ni han enviado paquetes, no son tan dignos, porque dejaron a su patria precisamente en las manos de traidores y asesinos, y eso va en contra de la dignidad y la moral. La dignidad y la moral de todos los cubanos debió haber sido defenderla, quedándonos  y combatiendo hasta la muerte aún sin armas como dijera José Martí en uno de sus pensamientos. "Un principio justo desde el fondo de una cueva puede más que un ejército". ¿Lo pusimos en práctica? No.

 No tenemos moral ni dignidad para criticar a los demás  porque fuimos tan malos patriotas como ellos. Ser patriota desde el exilio es fácil, lo difícil es serlo en Cuba. Esos sí tienen moral, ¡Nosotros no! Sobre  lo que dijo Agustín Tamargo fue una realidad.  Al principio aplaudimos a la revolución cubana (los que no éramos batistianos) pero después empezamos a abrir los ojos y terminamos junto a los demás en el exilio. El Sr. Tamargo en ese entonces se equivocó y después bellos artículos publicó en el periódico cubano La Voz Libre y en Miami en otros medios, en contra de la dictadura castrista. Esto es al pan pan y al vino vino. Solo conocí al Sr. Tamargo por sus artículos.

Tocante a la moral del cubano, es inquietante escuchar ese término de los que entre comillas  se llaman "patriotas  opositores a los Castro  en el exilio porque no han viajado a Cuba ni han enviado calzoncillos, ni efectos eléctricos. ¿Se puede llamar un cubano con moral y dignidad cuando abandonamos a la patria y la dejamos en pos de traidores y comunistas sin enfrentarnos y   exterminarlos a todos? Abandonamos familia, amigos, y vecinos dejándolos en esa Cuba que es un infierno como usted dice y le doy la razón, y venimos todos por los motivos que fueran a  disfrutar de las libertades que los nuestros no tienen. ¿Somos morales? ¿Somos dignos?  No señor Brito, ¡Fuimos cobardes y egoístas! Ante la cobardía y el egoismo no podemos criticar a los que hoy van a ver a sus familiares y entre ellos yo. Visitar a una madre es el deber de un buen hijo, enviarle el dinero también, porque quien no es un buen hijo, tampoco es un buen patriota, ni será un buen esposo/a, ni buenos padres,aunque desgraciadamente el régimen Castrista nos ha manipulado los sentimientos en Cuba y en el exilio. De lo que si me siento feliz y orgullosa es saber que los hermanos Castro se pusieron de rodillas ante el dólar y ante los gusanos que hoy somos las crisálidas que desgraciadamente los mantenemos. Ahí le sobran razones.
Esto ha sido un trato con el diablo y con el consentimiento del Vaticano, que siempre está metido entre dictadores haciendo sus políticas e históricamente siempre ha sido así, y muchos de eso cubanos dignos patriotas que no envían paquetes ni coquetean con el régimen cubano coquetean con el Papa (cómplice de los Castro para la reunificación y el perdón de los fusilamientos y las persecuciones que han sucedido durante todas estas décadas en Cuba bajo el manto de la iglesia). Paradojas del destino. Estoy de acuerdo con usted que los que van  de vacaciones a Cuba están ayudando al régimen. 
Agreguemos los que van a decir que el dinero está debajo de una piedra en USA obstentando de lo que no poseen y gastando lo que el Welfare les da aquí (a pesar que tienen permisos de trabajo) esos también son los inmorales, pero no los que vamos a ver a la familia. Si el pueblo de Cuba hubiera querido ser libre lo hubiesen logrado con nosotros o sin nosotros, pero no ha sido la realidad. La moral del cubano no se mide de esa manera que usted afirma, porque entonces ninguno tenemos moral i dignidad. Unos por llevar paquetes y hacer negocios, y otros por    abandonar a la patria entregándosela a los hermanos Castro en bandeja de plata.

Sr. Brito Al pan pan y al vino vino. O el que esté libre de pecado que lance su primera piedra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada